27 jul. 2011

Amy Winehouse

 
Esta tia tenía dinero, éxito profesional, y si no hubiera llegado al extremo de basura humana al que llegó, seguramente también tendría un tio buenorro y buenos amigos. Si necesitas sustancias para soñar, como decía la canción de Luz Casal, pronto te darás cuenta de que llega un momento en que más no es suficiente, nunca sigue siendo como al principio. Al final simplemente las tomas para no sentirte mal, al final con ellas estás peor que cualquiera que no las tome.
Lo tenía todo y aparte de sus adicciones creo que también estaba sana y era joven. Podría estar ahora en una playa perdida del Pacífico con el tio que le guste rozando el cielo, pero está muerta.
Siempre he dicho que hay cosas con las que se puede jugar, y otras con las que no. Si juegas con fuego te quemarás.
No me gusta el estilo de música que hacía, pero lo cierto es que le gustaba a mucha gente. A pesar de ello será recordada por cosas como esta:
Lo de esta tia es patético e indignante. Cuando trabajas, trabajas, y ella "va al curro" hasta las cejas de todo. Yo creo que simplemente se suicidó; fue una muerte lenta pero ella no tenía prisa. A continuación, como "trabajaba" cuando se mantenía un par de horitas sin pasarse tres pueblos:
Otro ejemplo de la estupidez humana, que no tiene límites. Dijo Albert Einstein: "Hay dos cosas infinitas, el Universo y la estupidez humana, y no estoy muy seguro de lo del Universo".
En mis tiempos deciamos aquello de "sexo, droga y rock and roll". El rock no tiene contraindicaciones, el sexo tampoco si sabes elegir con quien, pero con la droga hay que tener mucho cuidado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario