24 jul. 2011

Fukushima

Esta noticia es de hace cinco días:

Concluyen primera fase de estabilización de refrigeración en Fukushima

por EFE el 19/07/2011 a las 08:28 horas
TEPCO señala en un documento que el objetivo de lograr una "refrigeración estable" se considera cumplido ya que las temperaturas en el fondo de las vasijas de los reactores "no muestran una tendencia al alza".
Galería
Una imagen fechada y publicada el 17 de julio de 2011 por la empresa Tepco muestra el techo colocado como una medida preventiva contra el agua de lluvia y tifones en el edificio de la Unidad de reactor 3 de la planta nuclear de Fukushima Daiichi en Fukushima, al noreste de Japón.
Autor: EFE
Tokio, 19 jul (EFE).- TEPCO, operadora de la planta nuclear de Fukushima, dio por concluida la primera fase de su plan para controlar la central al asegurar que los reactores dañados se refrigeran de forma "estable" y la radiactividad disminuye de modo "constante".

La eléctrica presentó una actualización de su "hoja de ruta" para controlar la planta, seriamente deteriorada por el tsunami del pasado mes de marzo, en la que mantuvo enero de 2012 como la fecha en la que espera llevar los reactores al estado de "parada fría".

Según el documento de TEPCO, el objetivo de lograr una "refrigeración estable" se considera cumplido ya que las temperaturas en el fondo de las vasijas de los reactores "no muestran una tendencia al alza".

Además, se inyecta agua de forma regular con un circuito que evita el aumento del líquido acumulado en la central, gracias a un dispositivo de reciclaje que permite reutilizarlo para enfriar los reactores.

"Haremos todos los esfuerzos posibles para permitir que los evacuados regresen a sus casas", señala TEPCO en su "hoja de ruta" actualizada.

En el mismo documento, la operadora de Fukushima detalla que la radiactividad en las inmediaciones de la planta ha disminuido de modo constante y en la actualidad el nivel máximo ronda los 1,7 milisieverts anuales.

Ello supone hasta dos millones de veces menos del nivel máximo alcanzado durante la crisis, el 15 de marzo, cuando se produjo una explosión de hidrógeno en el reactor número 2 y un incendio en la piscina de combustible del reactor 4.

Por su parte, el Gobierno japonés precisó que en la segunda fase para controlar la planta se trabajará para lograr una disminución radical de los niveles de radiactividad antes de llevar los reactores a parada fría, es decir, con una temperatura inferior a 100 grados centígrados, para enero de 2012.

Al mismo tiempo se planea iniciar el diseño de un "escudo" subterráneo para rodear los reactores y los edificios de turbinas a fin de evitar que el agua contaminada que se acumula en ellos se filtre y se mezcle con el agua que corre por el subsuelo.

Se espera que el muro alcance hasta 30 metros de profundidad, según la agencia local Kyodo.

La central de Fukushima resultó gravemente dañada por el terremoto y el tsunami del 11 de marzo, que dejaron además cerca de 22.000 muertos o desaparecidos, y daños millonarios en el noreste de Japón.

Desde el 11 de marzo al 19 de julio la situación no ha estado nunca controlada, y sigue sin estarlo, simplemente han conseguido que, en este momento, la temperatura de el reactor más afectado haya dejado de subir. Para colmo, pretenden que la gente que vivía cerca vuelva, lo que me parece totalmente demencial. Me parece demencial hoy y va a serlo dentro de 30 años, es como querer que vuelvan a vivir en Pripyat y eso que el accidente de Chernobyl fue en 1986.
No sé hasta donde vamos a llegar pretendiendo extendernos más y más, no sé cuántos inquilinos creen que caben en este pisito abarrotado que es la Tierra. Tenemos la mejor tecnología que nunca ha soñado la humanidad, pero eso no multiplicará panes y peces, no siempre hay una solución para seguir creciendo; por eso adoptamos soluciones descabelladas, como el tremendo desarrollo de la energía nuclear en Japón.
Japón es un ejemplo de soluciones incoscientes para países superpoblados, en un mundo superpoblado; 53 reactores nucleares en una isla situada justo sobre una zona de Benioff, tal vez la zona del mundo con mayor riesgo sísmico. Buena idea señores.
Es curioso que James Lovelock, autor de la teoría Gaia, en su libro "la venganza de la Tierra", de 2006, defienda la energía nuclear y critique los aerogeneradores. Este señor dice que los aerogeneradores estropean la bella imagen de la campiña inglesa (hay que joderse). Esto se basa en la creencia de que las centrales son seguras. Construidas sobre el lugar donde la placa pacífica se introduce, rozando roca contra roca, bajo la placa euroasiática, no creo que ninguna central sea segura.
Yo les doy a mis alumnos un argumento en contra de las centrales nucleares que les deja siempre pensativos (a pesar de no ser muy aficionados a pensar); si tú ves ahí enfrente un molino, o una central solar o una central térmica, dentro de 5 años pueden no estar. Si ves una central nuclear, seguirá ahí cuando tus nietos vayan al asilo y no a verte sino a ingresar en él. Su combustible se habrá agotado, no producirá energía, pero a ver quien le echa h... digo valor para desmantelarla. Lo más seguro será siempre dejarla ahí, vigilada; al menos dará trabajo a unos pocos para la eternidad.
Si cualquier lider mundial dijese en el foro de la ONU que es urgente limitar el crecimiento de la población, de nazi no lo iban a bajar. La gente no quiere ver a dónde hemos llegado y que no hay futuro más allá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario