11 jul. 2011

Lynn Margulis

20070207170843-lynn-margulis.jpg Estoy leyendome a ratos "Planeta Simbiótico", es algo que tenía pendiente hace tiempo. En este libro esta científica nacida en 1938 además de sus teorías cuenta parte de su propia vida Curiosamente publicó su primer artículo como Lynn Sagan, porque Carl Sagan fue su primer marido, ahí es nada. Yo lo recuerdo con chaqueta de pana y cuello alto en "Cosmos", una serie de documentales que me fascinaban. Sagan decía aquello de "estamos en la orilla del océano cósmico", y daba la impresión de que a la vuelta de la esquina estaba el mundo de Star Trek. La caida de la URSS y los recortes presupuestarios hacen que se vea hoy más lejano que en aquel tiempo. Se acabó la carrera espacial, sólo ponemos los repetidores de telecómunicaciones en órbita y lo demás no es rentable.
Lynn Margulis defiende que el origen de la célula eucariotica es la simbiosis seriada de diferentes células procariotas, tanto arqueobacterias como eubacterias. Su teoría ha ido creciendo con el tiempo y ahora está embarcada en la teoría de la simbiogénesis, que explica la evolución por un mecanismo de simbiosis.
Mi admirado Einstein dijo : "everything should be made as simple as possible, but not simpler". Creo que en el caso de la evolución tiene aplicación directa. Tal vez la solución no es encontrar el único mecanismo de la evolución, tal vez no se pueda simplificar tanto; yo creo que Margulis tiene razón, la simbiosis origina nuevas especies, pero no sólo eso. No creo que el Neodarwinismo ya no sea válido, creo que lo es tanto como el equilibrio punteado, simplemente en unos casos habrá sido de un modo y en otros de otro. No sé por qué tantos científicos se afanan tanto por reducir la realidad a un punto sin dimensiones, porque forzosamente una teoría debe desbancar a otra.
La teoría de la simbiogénesis pretende tirar por los suelos la idea que todos los biólogos tenemos clara desde el bachillerato: las especies son unidades evolutivas independientes de otras especies, el árbol de la vida se ramifica, sus ramas no pueden unirse. Esta idea es gratuita totalmente, nunca vi claro por qué tenía que ser así.
Pero Margulis también pretende achacar a una simbiosis aquellos orgánulos que no contienen ADN. Ciertamente, si hace el suficiente tiempo desde la unión los ADN de ambos organismos podrían haberse unido, pero por ahora no hay pruebas, tal vez habría que buscar una justificación bioquímica a esa afirmación antes de hacerla. Tal vez haya estructuras celulares que se formaron por otros mecanismos evolutivos. El dogmatismo no es bueno para la ciencia, da igual la teoría que defienda. En fin, esto lo dice una tia que se estuvo tirando a Carl Sagan cuando éste estaba como un queso, además de ser un tio fascinante, ¿Quien soy yo para criticarla? Tuvo un marido que escribió Contact (que se llevo al cine) y trabajo para la NASA, alguien capaz de contar el viaje del Voyager como si fueran los de Marco Polo...Si ella dice que los flagelos eucarotas son espiroquetas simbiontes de ADN ausente, pues igual tiene razón: tonta no es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario