23 ene. 2012

Medina Azahara: todo tiene su fin

A esta gente fuimos a verlos junto con otra pareja. Ella era muy aficionada al grupo, y fuimos a una discoteca de pueblo donde tocaba Medina, ya en sus horas bajas. Si cabían 500 en la sala, allí había vendido para 1000, así a ojo. Yo me empecé a agobiar rápidamente porque no soporto estar todo el rato tocandome con otra gente, de esas situaciones que si tropiezas no te caes porque no tienes sitio para caer, pero como MªJosé estaba deseando verlos no quise joder. Al final ella misma dijo de irnos, y se puso como una fiera, quería poner una reclamación...En fin, batallitas. Desde luego, estos amigos nuestros mejor que no fueran a conciertos; cuando tocó Extremoduro alguien le metió fuego a un coche en el parking de la Copera, y justo al lado estaba aparcado el de ellos, que se quedó por un costado tostadito de verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario