17 jul. 2012

Religión y Estado


Si vivimos en una sociedad laica, la religión debe quedar en el ámbito de lo privado. 
Cada uno es libre de creer lo que quiera, pero sus creencias no le hacen merecedor de 
trato diferente a los demás ni de subvención alguna. Con el PSOE, las musulmanas tenían 
derecho en los centros de enseñanza a llevar la cabeza cubierta, a pesar de que la norma 
es que esto está prohibido. Durante años me he negado a decirle a nadie que se quite
 la gorra en clase mientras no pudiera, igualmente, decirle a una alumna que se quite 
el pañuelo. Ese interes de los supuestos socialistas por fomentar la cultura árabe, 
machista y reaccionaria a más no poder, me ha sorprendido y asqueado en todas
 sus manifestaciones. Del mismo modo, no entiendo por qué hay que subvencionar a
 la Iglesia Católica. De los recursos necesarios para mantener un culto han de ocuparse 
sus fieles.


Hay quien dice que el estado no financia a la iglesia, pues ¿Esto qué es?


No hay comentarios:

Publicar un comentario