22 ago. 2012

La Policía sigue la pista desde hace meses a los organizadores de ‘Ocupa el Congreso’


La Policía sigue la pista desde hace meses a los organizadores de ‘Ocupa el Congreso’

'Ocupa el Congreso' quiere forzar la dimisión del Gobierno y de las Cortes con una acampada (Efe).
La Policía sigue desde hace meses la pista de los organizadores que están detrás de la última convocatoria de protesta masiva planificada frente al Congreso de los Diputados para el próximo 25 de septiembre, día de sesión plenaria en la Cámara Baja. La Delegación del Gobierno en la Comunidad de Madrid reconoce que la Policía está al tanto de los planes de la plataforma '¡En pie!', convocante de la acampada, desde antes incluso de que la convocatoria circulase, de forma masiva y anónima, a través de las redes sociales. De hecho, la Policía ya detectó a principios de verano varias páginas web extranjeras en las que se difundía información sobre la protesta. Los principales colectivos del 15M, sin embargo, se han desmarcado de una convocatoria radical que aboga, directamente, por acampar frente al Congreso hasta que se disuelvan las Cortes.
Los promotores de la iniciativa, unas 30 personas muy vinculadas a las protestas de los indignados en Sol y al 15M, reconocen que llevan desde junio planeando esta nueva acción de protesta, que supone una vuelta de tuerca más frente a las acampadas de Sol y que pretende rodear el Congreso hasta forzar la dimisión de Mariano Rajoy y de sus ministros, así como abolir la Constitución de 1978 y abrir un proceso constituyente. La plataforma '¡En Pie!' ha tenido que modificar su manifiesto inicial para recalcar su perfil antifranquista y republicano después de que la protesta obtuviera, en las primeras horas, las simpatías de algunos movimientos de ultraderecha. De hecho, si antes abogaban por disolver las Cortes, ahora han añadido también el fin de la actual Jefatura del Estado y la apertura de un proceso de transición hacia un nuevo modelo de organización política social y económica.
Aunque la idea parte de algunos de los miembros más radicalizados de los círculos indignados, el anuncio de la acampada no está siendo secundado por los principales colectivos vinculados al 15M. La asamblea general de Sol, uno de los principales colectivos del movimiento, decidió el lunes desmarcarse de la ocupación del Congreso al considerar que su procedimiento es “contrario” a sus consensos internos. Por otro lado, Democracia Real Ya (DRY!), una vertiente que se escindió de la Plataforma del mismo nombre para constituirse como entidad propia, también ha anunciado su decisión de “desvincularse totalmente” de la acción ‘Ocupa el Congreso’. Otras asambleas y colectivos de barrio y de diferentes ciudades están deliberando estos días sobre su posible adhesión.
Ante las dudas originadas y ante el anonimato que rodea a los convocantes, ‘Ocupa el Congreso’ anunció ayer en su página web que, este fin de semana, celebrará su segundo encuentro  Intergrupos, al que han convocado a todos los colectivos que tengan interés en sumarse y participar activamente en la planificación de la acampada. “En este encuentro se dedicarán las dos primeras horas a resolver preguntas y dudas que puedan existir entre diferentes colectivos sobre la acción”, explicitan. El lugar y la hora de la convocatoria, sin embargo, solo se comunicarán por correo electrónico a aquellos grupos que confirmen previamente su asistencia.
Antineoliberal y anticapitalista
“Somos personas reunidas en un movimiento de carácter social, antineoliberal, anticapitalista, antipatriarcal y democrático”, explica la plataforma en su carta de presentación en internet en la que justifica la toma de los alrededores del Congreso. “Hemos confluido en este momento porque entendemos que la sociedad debe dar un paso al frente en la determinación de su soberanía y porque creemos que ha llegado la hora de romper con el régimen vigente y exigir un cambio hacia una auténtica democracia social impulsada desde abajo hacia arriba”.
El presidente del Congreso, Jesús Posada, confía en que Interior disponga los medios suficientes para proteger la Cámara Baja ante la convocatoria.  Posada está en contacto con el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y ambos comparten la opinión de que el Congreso, como sede de la soberanía popular, es inviolable y no se puede permitir que sea acosado.
Los convocantes también han hecho un llamamiento a que quienes no puedan desplazarse hasta Madrid el 25 de septiembre se “coordinen y participen en acciones similares en su localidad, bien en sus parlamentos autonómicos o ante las delegaciones de gobierno”.

Tomado de El Confidencial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario