5 ago. 2012

Las 13 Rosas

En Público.es:

La izquierda recuerda a las ‘Trece Rosas’ y llama a "continuar la lucha"

Por primera vez comunistas y socialistas homenajean juntos a estas mujeres que fueron condenadas por su militancia política. Una de sus compañeras advierte que los jóvenes de ahora están como los de aquella época, "sin derechos, sin empleo, sin futuro, al capricho del patrón" 

 Concha Carretero, detenida junto a las 'trece rosas', durante el acto de hoy en La Almudena.

Hoy hace 73 años que un pelotón de fusilamiento del ejército franquista apuntó a trece mujeres jóvenes junto a la tapia del cementerio madrileño de La Almudena, a 500 metros de la prisión de Las Ventas. Como tantos otros miles durante la Guerra Civil y los años posteriores, fueron ejecutadas después de un juicio sumarísimo en el que su principal delito era la militancia política; la mitad de ellas pertenecían a las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) , la organización en la que se unieron las secciones juveniles del PCE y el PSOE durante la guerra. Ellas eran las 'Trece Rosas'.
Este año, por primera vez, los líderes actuales esas dos fuerzas políticas han rendido juntos homenaje a las víctimas en el tradicional acto celebrado en La Almudena. Aunque ha sido organizado por el Partido Comunista de Madrid y clausurado por su secretario general, Daniel Morcillo, ha contado con la intervención del líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, y ambos han hecho un llamamiento a la unidad de la izquierda frente a los "ataques" de la derecha y los "recortes económicos y de derechos" del Gobierno del Partido Popular.
"El fascismo existe y sigue vivo en la política nacional y europea"
Recordando la unidad a la que se vieron obligados comunistas y socialistas para aunar fuerzas en la guerra contra un adversario implacable, la derecha española, Gómez ha llamado a ambas fuerzas a buscar lo que tienen en común, aparcar diferencias e intentar tejer una "gran alianza política y social de la izquierda", y de todos aquellos que no estén dispuestos a que la derecha "siga destrozando tantos años de lucha".
Sin embargo, 2012 no es 1936 y el Partido Socialista que ha gobernado en democracia queda lejos de la organización revolucionaria que fundó Pablo Iglesias y que sería la vanguardia del movimiento obrero en lucha por el socialismo. Por eso, los dirigentes del PSOE han tenido que escuchar las críticas y las acusaciones de muchos de los asistentes, que les han acusado sobretodo de su gestión durante la presente crisis económica.
Tras subrayar que en la actualidad hay "nuevas formas de dominación y explotación" como el capitalismo financiero, Gómez ha advertido de que la derecha española "sigue en bloque", y sus gobiernos son de "integrismo económico y religioso".
Por su parte, Daniel Morcillo ha reprochado a quienes han criticado la presencia de los socialistas en este acto su "falta de memoria" y ha recordado cómo se formó el Frente Popular, que ganó las elecciones de 1936, ideado por el entonces secretario general del PCE, José Díaz. El líder de los comunistas madrileños ha advertido de que "el fascismo existe y sigue vivo en la política nacional y europea", y "se cuela en cada una de las medidas que se están tomando". Por eso, ha reivindicado este homenaje a las 'Trece Rosas' no como un acto lacrimógeno o nostálgico, sino como un "acto de lucha y de combate".
Algunos de los asistentes han criticado la presencia de Tomás Gómez y los socialistas
La diputada de IU en la Asamblea de Madrid Tania Sánchez Melero también ha subrayado en su intervención que éste no es un acto partidista, si bien ha pedido a Gómez un mayor esfuerzo de los socialistas para confrontar a la derecha en la reivindicación de la memoria histórica.
El momento más emotivo de este acto, al que han acudido cientos de personas, ha sido el discurso de Concha Carretero, militante de la Juventudes Socialistas Unificadas que compartió prisión con las 'Trece Rosas'. Ella ha advertido de que los jóvenes de ahora están como los de aquella época, "sin derechos, sin empleo, sin futuro, al capricho del patrón", y ha hecho un llamamiento a la protesta.
"Todos a la calle, a defender nuestros derechos y nuestra libertad", ha gritado Carretero, quien después ha cantado junto a los presentes el himno "Joven Guardia" de las Juventudes Comunistas.
El homenaje, en el que han intervenido también miembros del Foro por la Memoria, la Fundación Trece Rosas o la Asociación de Exiliados en Francia, ha finalizado con una ofrenda floral junto a la placa que recuerda los fusilamientos de aquella madrugada del 5 de agosto de 1939 en los que murieron estas trece chicas -siete de ellas menores de edad- y otros 43 jóvenes.Hoy hace 73 años que un pelotón de fusilamiento del ejército franquista apuntó a trece mujeres jóvenes junto a la tapia del cementerio madrileño de La Almudena, a 500 metros de la prisión de Las Ventas. Como tantos otros miles durante la Guerra Civil y los años posteriores, fueron ejecutadas después de un juicio sumarísimo en el que su principal delito era la militancia política; la mitad de ellas pertenecían a las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) , la organización en la que se unieron las secciones juveniles del PCE y el PSOE durante la guerra. Ellas eran las 'Trece Rosas'.
Este año, por primera vez, los líderes actuales esas dos fuerzas políticas han rendido juntos homenaje a las víctimas en el tradicional acto celebrado en La Almudena. Aunque ha sido organizado por el Partido Comunista de Madrid y clausurado por su secretario general, Daniel Morcillo, ha contado con la intervención del líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, y ambos han hecho un llamamiento a la unidad de la izquierda frente a los "ataques" de la derecha y los "recortes económicos y de derechos" del Gobierno del Partido Popular.
"El fascismo existe y sigue vivo en la política nacional y europea"
Recordando la unidad a la que se vieron obligados comunistas y socialistas para aunar fuerzas en la guerra contra un adversario implacable, la derecha española, Gómez ha llamado a ambas fuerzas a buscar lo que tienen en común, aparcar diferencias e intentar tejer una "gran alianza política y social de la izquierda", y de todos aquellos que no estén dispuestos a que la derecha "siga destrozando tantos años de lucha".
Sin embargo, 2012 no es 1936 y el Partido Socialista que ha gobernado en democracia queda lejos de la organización revolucionaria que fundó Pablo Iglesias y que sería la vanguardia del movimiento obrero en lucha por el socialismo. Por eso, los dirigentes del PSOE han tenido que escuchar las críticas y las acusaciones de muchos de los asistentes, que les han acusado sobretodo de su gestión durante la presente crisis económica.
Tras subrayar que en la actualidad hay "nuevas formas de dominación y explotación" como el capitalismo financiero, Gómez ha advertido de que la derecha española "sigue en bloque", y sus gobiernos son de "integrismo económico y religioso".
Por su parte, Daniel Morcillo ha reprochado a quienes han criticado la presencia de los socialistas en este acto su "falta de memoria" y ha recordado cómo se formó el Frente Popular, que ganó las elecciones de 1936, ideado por el entonces secretario general del PCE, José Díaz. El líder de los comunistas madrileños ha advertido de que "el fascismo existe y sigue vivo en la política nacional y europea", y "se cuela en cada una de las medidas que se están tomando". Por eso, ha reivindicado este homenaje a las 'Trece Rosas' no como un acto lacrimógeno o nostálgico, sino como un "acto de lucha y de combate".
Algunos de los asistentes han criticado la presencia de Tomás Gómez y los socialistas
La diputada de IU en la Asamblea de Madrid Tania Sánchez Melero también ha subrayado en su intervención que éste no es un acto partidista, si bien ha pedido a Gómez un mayor esfuerzo de los socialistas para confrontar a la derecha en la reivindicación de la memoria histórica.
El momento más emotivo de este acto, al que han acudido cientos de personas, ha sido el discurso de Concha Carretero, militante de la Juventudes Socialistas Unificadas que compartió prisión con las 'Trece Rosas'. Ella ha advertido de que los jóvenes de ahora están como los de aquella época, "sin derechos, sin empleo, sin futuro, al capricho del patrón", y ha hecho un llamamiento a la protesta.
"Todos a la calle, a defender nuestros derechos y nuestra libertad", ha gritado Carretero, quien después ha cantado junto a los presentes el himno "Joven Guardia" de las Juventudes Comunistas.
El homenaje, en el que han intervenido también miembros del Foro por la Memoria, la Fundación Trece Rosas o la Asociación de Exiliados en Francia, ha finalizado con una ofrenda floral junto a la placa que recuerda los fusilamientos de aquella madrugada del 5 de agosto de 1939 en los que murieron estas trece chicas -siete de ellas menores de edad- y otros 43 jóvenes.

Muchas personas han puesto hoy en facebook recordatorios de este hecho:

 <TRECE ROSAS QUE NUNCA OLVIDAREMOS!!!
Eran trece jóvenes militantes de las JSU (Juventudes Socialistas Unificadas), en realidad inocentes, fueron detenidas un mes después de terminar la Guerra Civil Española.

El 3 de agosto de 1939 fueron juzgadas, por procedimiento sumarísimo, a puerta cerrada, acusadas de pertenecer a las JSU y de repartir pasquines poco antes de la entrada de las tropas franqui
stas en Madrid, en marzo de ese mismo año. En el juicio se les condenó a morir en un plazo de setenta y dos horas; antes
de cumplirse el plazo, el 5 de agosto, fueron fusiladas. Tenían entre 16 y 29 años. En aquellos días la mayoría de edad estaba fijada a los 21 años, siete de las trece eran menores. Desde entonces, se les conoce como las Trece Rosas.

Habían pedido morir junto a otros compañeros que iban a ser fusilados ese día, pero sus verdugos no accedieron a concederles ese último deseo.

Las jóvenes, dando prueba de una serenidad admirable, distribuyeron sus pertenencias entre las reclusas, tuvieron el valor de lavarse y peinarse, se pusieron sus más bonitos vestidos y esperaron con firmeza y sangre fría que vinieran a conducirlas a la capilla. Ya en capilla, les autorizaron a escribir una carta a sus familiares, y cada cual empezó a componer aquel recuerdo que hablaría de la monstruosa injusticia cometida.

Consolaron a las otras reclusas que lloraban, asegurando que se sentían felices de dar su vida por una causa justa. Cuando vinieron sus verdugos las trece salieron gritando: «¡viva la República!».>

Extraido de: http://coordinadoramemoriamadrid.blogspot.com.es/

VUESTRO NOMBRE NO SE BORRARA DE LA HISTORIA.
Las Trece Rosas

Carmen Barrero Aguado (20 años, modista). Trabajaba desde los 12 años, tras la muerte de su padre, para ayudar a mantener a su familia, que contaba con 8 hermanos más, 4 menores que ella. Militante del PCE, tras la guerra, fue la responsable femenina del partido en Madrid. Fue detenida el 16 de mayo de 1939.

Martina Barroso García (24 años, modista). Al acabar la guerra empezó a participar en la organización de las JSU de Chamartín. Iba al abandonado frente de la Ciudad Universitaria a buscar armas y municiones (lo que estaba prohibido). Se conservan algunas de las cartas originales que escribió a su novio y a su familia desde la prisión.

Blanca Brisac Vázquez (29 años, pianista). La mayor de las trece. Tenía un hijo. No tenía ninguna militancia política. Era católica y votante de derechas. Fue detenida por relacionarse con un músico perteneciente al Partido Comunista. Escribió una carta a su hijo la madrugada del 5 de agosto de 1939, que le fue entregada por su familia (todos de derechas) 16 años después. La carta aún se conserva.

Pilar Bueno Ibáñez (27 años, modista). Al iniciarse la guerra se afilió al PCE y trabajó como voluntaria en las casas-cuna (donde se recogía a huérfanos y a hijos de milicianos que iban al frente). Fue nombrada secretaria de organización del radio Norte. Al acabar la guerra se encargó de la reorganización del PCE en ocho sectores de Madrid. Fue detenida el 16 de mayo de 1939.

Julia Conesa Conesa (19 años, modista). Nacida en Oviedo. Vivía en Madrid con su madre y sus dos hermanas. Se afilió a las JSU por las instalaciones deportivas que presentaban a finales de 1937 donde se ocupó de la monitorización de estas. Pronto se empleó como cobradora de tranvías, ya que su familia necesitaba dinero, y dejó el contacto con las JSU. Fue detenida en mayo de 1939 siendo denunciada por un compañero de su "novio". La detuvieron cosiendo en su casa.

Adelina García Casillas (19 años, activista). Militante de las JSU. Hija de un guardia civil. Le mandaron una carta a su casa afirmando que sólo querían hacerle un interrogatorio ordinario. Se presentó de manera voluntaria, pero no regresó a su casa. Ingresó en prisión el 18 de mayo de 1939.

Elena Gil Olaya (20 años, activista). Ingresó en las JSU en 1937. Al acabar la guerra comenzó a trabajar en el grupo de Chamartín.

Virtudes González García (18 años, modista). Amiga de María del Carmen Cuesta (15 años, perteneciente a las JSU y superviviente de la prisión de Ventas). En 1936 se afilió a las JSU, donde conoció a Vicente Ollero, que terminó siendo su novio. Fue detenida el 16 de mayo de 1939 denunciada por un compañero suyo bajo tortura.

Ana López Gallego (21 años, modista). Militante de las JSU. Fue secretaria del radio de Chamartín durante la Guerra. Su novio, que también era comunista, le propuso irse a Francia, pero ella decidió quedarse con sus tres hermanos menores en Madrid. Fue detenida el 16 de mayo, pero no fue llevada a la cárcel de Ventas hasta el 6 de junio. Se cuenta que no murió en la primera descarga y que preguntó "¿Es que a mí no me matan?".

Joaquina López Laffite (23 años, secretaria). En septiembre de 1936 se afilió a las JSU. Se le encomendó la secretaría femenina del Comité Provincial clandestino. Fue denunciada por Severino Rodríguez (número dos en las JSU). La detuvieron el 18 de abril de 1939 en su casa, junto a sus hermanos. La llevaron a un chalet. La acusaron de ser comunista, pero ignoraban el cargo que ostentaba. Joaquina reconoció su militancia durante la guerra, pero no la actual. No fue conducida a Ventas hasta el 3 de junio, a pesar de ser de las primeras detenidas.

Dionisia Manzanero Salas (20 años, modista). Se afilió al Partido Comunista en abril de 1938 después de que un obús matara a su hermana y a unos chicos que jugaban en un descampado. Al acabar la guerra fue el enlace entre los dirigentes comunistas en Madrid. Fue detenida el 16 de mayo de 1939.

Victoria Muñoz García (18 años, activista). Se afilió con 15 años a las JSU. Pertenecía al grupo de Chamartín. Era la hermana de Gregorio Muñoz, responsable militar del grupo del sector de Chamartin de la Rosa. Llegó a Ventas el 6 de junio de 1939.

Luisa Rodríguez de la Fuente (18 años, sastre). Entró en las JSU en 1937 sin ocupar ningún cargo. Le propusieron crear un grupo, pero no había convencido aun a nadie más que a su primo cuando la detuvieron. Reconoció su militancia durante la guerra, pero no la actual. En abril la trasladaron a Ventas, siendo la primera de las Trece Rosas en entrar en la prisión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario