22 ago. 2012

Más vale tarde que nunca

Lo malo es que aprendemos a usar menos el corazón normalmente después de que nos lo rompan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario