8 oct. 2012

Una alternativa no dañina para proteger rebaños de los lobos

El mejor guardián del rebaño

El desarrollado instinto de protección de las burras jóvenes está animando cada vez más a los ganaderos a emplearlas como defensa contra los ataques del lobo






Las burras jóvenes cuentan con un desarrollado instinto de protección. 
Ni mastines ni cercados, algunos ganaderos salmantinos parecen haber dado con la solución para no volver a sufrir ataques de lobo: un burro. Una fórmula "ecológica" exportada „al menos es lo que aseguran„ de los países africanos donde, a falta de lobo, tienen que vérselas con otro tipo de animales mucho más peligrosos. Y es que en los últimos años, cada vez son más los ganaderos que han optado por emplear a los burros „que en el caso de las hembras jóvenes son especialmente protectoras„ como mejor defensa para sus rebaños. Y, sorprendentemente, parece funcionar.

Uno de los primeros en probar suerte con este sistema fue Gonzalo Barbero, un ganadero de Topas que, cansado de tanto ataque, decidió convertir a una burra en celosa guardiana de sus vacas. Lo hizo aconsejado por los propios forestales que le informaron sobre el privilegiado olfato de estos animales que, cuando detectan la presencia de los depredadores, rebuznan alertando al resto del ganado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario