7 dic. 2012

La industria de la carne

Cierto es que tenemos que comer, pero el hecho de que se crien animales con esta finalidad no justifica el trato que se les da. Hay que producir en grandes cantidades, para que haya filetes en la mesa cada día, incluso varias veces al día, y así acumular colesterol hasta que nos de un infarto y sobrepeso hasta ser masas informes.
"Acaba de nacer. Todavía con el cordón umbilical, pero su madre, inmovilizada entre barrotes, es incapaz siquiera de darse la vuelta para verle y cuidarle. Pocos días después le cortarán los dientes, el rabo y los testículos. Le tatuarán un número en la oreja mientras que en otra le harán varios cortes y se la atravesarán con una etiqueta para identificarle. Varios meses después será enviado al matadero donde le cortarán la garganta para que se desangre mientras cuelga boca abajo.

Bienvenido al mundo de la explotación animal".

No hay comentarios:

Publicar un comentario