13 sept. 2014

Aún queda tiempo para el viento, vaya donde vaya

Sí, son versos de "Retales de una Vida" (Celtas Cortos). Dentro de dos días me incorporo a un nuevo centro donde trabajaré hasta junio, conoceré gente nueva, me enfadaré con los críos muchas veces y les terminaré tomando tanto cariño que al irme el último día se me escapará una lagrimita al volante de mi coche. Supongo que  pesar de lo mucho que reniego del alumnado, es imposible tratar con ellos todos los días y que no te importe dejarles. Sí, esta vieja punky es profe por vocación, no se lo digáis a nadie.

Nunca se sabe lo que va a pasar cada año, tal vez me lleve del pueblo a donde me mandan algún amigo que lo sea de por vida, tal vez sea un curso de los que pasan rápido o de los difíciles, pero estaré bien porque sé estar bien en todas partes, tal vez porque nunca pude quedarme en ninguna. Pocas veces, tal vez sólo una, quise aferrarme a un lugar, por desgracia no hay sitio allí para mí.

Otro secreto de esta punky con tantísimo kilómetro que hace el salvaje en el Aupa es que leo, mi pasión es la música y las palabras, y lo que sigue es el final de un libro llamado "El Buscón":

"Yo que vi que duraba mucho este negocio, y más la fortuna en perseguirme, no de escarmentado -que no soy tan cuerdo-, sino de cansado, como obstinado pecador, determiné, consultándolo primero con la Grajal, de pasarme a Indias con ella, a ver si, mudando mundo y tierra, mejoraría mi suerte. Y fueme peor, pues nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar, y no de vida y costumbres."

Si quieres cambiar tu vida has de cambiar las dos cosas, porque a quien has dejado que te conozca de una manera ya nada le convencerá de que hay cosas que has dejado y otras que estás dispuesta a hacer. La gente te etiqueta, y si no ellos su entorno, y si cometiste errores al principio olvidate, nada puedes hacer. La presión de la gente es muy fuerte, esa misma gente que sigue con sus vidas sin que tú les importes, pero están ahí para decirte quien es válido y quien no. Yo vivo libre de eso, si alguna vez me han llegado a decir que un amigo o amiga hacía tal o cual cosa, como si yo le hablase por no saberlo, he respondido "bueno, nadie le da de comer y a nadie hace daño". Critican tus amistades o el amor que elegiste hasta que les queda claro que es tu vida, y que en tu vida no se mete nadie.

Si queréis cambiar vuestra vida jamás habléis de la anterior, en esta sociedad nadie da segundas oportunidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario