30 oct. 2014

Un pensamiento para hoy

Después de mucho tiempo disfrutando de mi locura, de pronto ayer sentí que ya no podía, deberé aceptar que tarde o temprano hay que hacer pie en la realidad. Hay que aceptar que los sueños son solo sueños, y cuando lo haces ya no te apetece seguir soñando.

Las cosas no pasarán por mucho que las desees, así que mejor dejar de desearlas. Simplemente hay que trabajar por lo que es posible y lo demás pasarlo al archivo de la memoria por si alguna vez te es útil para no repetir errores. Supongo que hay cosas que no tendré nunca la oportunidad de repetir haciéndolas bien esta vez, y cosas que nunca tendré la oportunidad de hacer ni de la forma correcta ni de la equivocada. No hay segundas oportunidades, así que da igual si crees saber en qué te equivocaste.

Lo que sí tengo cierto es que la vida ahora me parece un poco más gris.


No hay comentarios:

Publicar un comentario