16 jul. 2018

Jarabe de Palo, "Agua"


Que te digan "podemos hablar como amigos", cuando no puedes mirarle a la cara sin desear comerle la boca, es lo peor que te pueden decir. Esa palabra normalmente tan positiva, ese "amigos", es una puñalada.

No puedes ser amiga de quien deseas y quieres. No puedes ser amiga cuando con él descubriste de verdad qué son los celos, que ni el aire quieres que le toque. Cuando tu mirada lo busca sin tú quererlo, cuando sigues deseando que te abrace tan fuerte que duela y te diga que te quiso, y te sigue queriendo. Ya no esperas ese abrazo, pero lo deseas, y él se acerca a ofrecerte amistad tan tranquilo y frío como lo fue siempre.


5 jul. 2018

Un poema para hoy

Me he encontrado esto por face y aquí lo dejo.

 

Objetivos

La vida tiene sus fases, y yo estoy en una en que no sé que quiero. En realidad sí sé lo que quiero, pero como no lo puedo tener no cuenta. Dentro de lo posible ¿Qué quiero?
Mi objetivo no fue nunca casarme ni tener hijos, sin embargo me casé y fui madre. A estas alturas de mi vida, en que mi hija ya es mayor y el matrimonio se acabó, tengo más claro que nunca que ese no es mi objetivo. Me gusta tener pareja, me gusta tener alguien a quien querer y hasta cuidar, pero no quiero más lazos que el querernos. Ya he sufrido en carne propia lo que es no quererse y tener mil cadenas, todo en común y por tanto nada tuyo.
Veo a mi alrededor personas que viven con ese objetivo, a pesar de que ese tren partió hace ya mucho para ellos; chicas de más de cuarenta años a quienes dan ganas de preguntar si pretenden ser madres o abuelas, y algún hombre también. Yo me pregunto si saben qué es ser padres, y si después de acostumbrarse toda su vida a la libertad se amoldarían a ese papel, o si con esas edades estás para meses sin dormir y para cambiar pañales.
Sí fue mi objetivo tener dinero, porque también sufrí en carne propia el no tenerlo. Trabajé y estudie durante años, jornada completa en un hiper y oposiciones al llegar a casa... Y no quiero ya hablar de antes, lo que fue sacarse la puñetera carrera. Lo conseguí, no soy rica pero puedo permitirme unas cervezas cuando quiera, mi casa y mi coche, y sobre todo que mi hija no tenga que pasar por lo que yo pasé.
Cuando me divorcié estaba muy sola, víctima de una relación axfisiante. Quise relacionarme y tener amigos, otro objetivo cumplido aunque no termine de sentir que encontré mi sitio.
Hace unos meses estaba tranquila, salia poco, pasaba de liarme con nadie... La paz de los muertos supongo. Mi hija se había ido y simplemente mi mundo se paro. Dejé de comer otra vez y dejé de estudiar. Comer es importante, pero lo que estudiaba también, porque es lo que me permitirá no acabar en Yecla en cuanto haya oposiciones. Pero estaba extrañamente tranquila, todo me daba igual.
Hasta que se desató la tormenta.
Ahora recojo los pedazos. He vuelto al gimnasio, he vuelto a estudiar, he dejado malos hábitos... Y me siento tan vacía que quisiera desaparecer.  El objetivo es ser feliz, pero sé que, haga lo que haga, no voy a serlo porque lo que me falta era lo único que me daba felicidad. Las cosas se sustituyen por otras, pero las personas no. Al menos yo no puedo hacerlo. Quisiera otra oportunidad para, esta vez, hacer las cosas bien. Sé que no la voy a tener.

 

3 jul. 2018

Sobre el amor y otras drogas

"Mal de muchos, consuelo de tontos"; si te sientes gilipollas por haber estado un tiempo en el limbo, idiotizad@ por alguien, consuelate con que nos pasa a tod@s. Algunas personas tienen más autocontrol, otras menos. Yo no me voy a poner de sensata, porque lo cierto es que cuando he estado con el subidón he hecho muchas tonterías, pero por principios (y porque lo pasé muy mal muchas veces en mi vida) aprendí a nadar y guardar la ropa, a no hacer nada que me tuviera luego que pesar más de la cuenta.
Algunas personas han aprendido a usar el amor y convertirlo en negocios. Engatusan a algún alma cándida y falta de cariño, deseosa de creer que le aman, y a cuenta de la ceguera transitoria la despluman, guisan y comen sin despeinarse siquiera. Esto que os digo acaba de pasar ante mis ojos y mi desesperación, porque se trataba de alguien muy cercano, estaba viendo el percal y no podía hacer nada. Es imposible ayudar cuando no quieres ser ayudado; es como una droga, el adicto sabe que le está arruinando la vida, pero sólo piensa en cómo pillar una vez más. 
Pero, como los adictos, a veces ocurre que se toca fondo. Sienten miedo al ver que en su caída ya queda poco para estrellarse en el suelo, y gritan pidiendo ayuda... Si la encuentran pueden remontar. Justo eso ha terminado por pasar.
Primero le deja sin un céntimo. A continuación intenta que le avale para un préstamo que no piensa pagar. En ese momento es cuando tiene que darte igual que se cabreen contigo y no te vuelvan a hablar, pues si eres de verdad amiga tienes que decir lo que piensas. Yo sé lo que es querer a alguien de esa forma tan ciega, que te digan que no mereces el trato que te da y, en vez de abrir los ojos, aborrecer a quien se atreve a criticar a quien quieres. Aún así, prefiero que un amigo me odie a tener yo en mi conciencia que le vi dormirse en las vías del tren, y no le desperté por no quedar mal. En cuanto él se ha negado a echar la firma, ella ha cortado en seco la relación. Gracias a eso conservo a mi amigo, y mi amigo conserva su casa y su pensión.
El amor es lo mejor que tiene la vida, porque hace que todas las cosas sean mejores, hace que todo merezca más la pena, pero sólo si es correspondido. Aferrarnos a alguien que pasa de nosotros, o que lo que busca no es amor precisamente, hace justo lo contrario; convierte tu vida en un infierno. Hay quien te quiere sacar los cuartos, hay quien quiere sólo sexo e incluso hay quien se deja querer por no estar solo. Da igual el objetivo; si tú te enamoras y la otra persona no, vas a llorar. En el fondo creo que cuando nos pasa sabemos qué está pasando, pero como los adictos no lo podemos evitar.
Luego, cuando comprendemos que no somos correspondidos, te queda la resaca. Te queda el mal sabor de boca de darte cuenta que todos esos ratos, que para tí significaban tanto, para la otra persona no eran nada. Lamentas haber dejado ver tus sentimientos, lamentas todo lo que le dijiste y te avergüenzas. Además, el enamoramiento como las adicciones no termina en una decisión. Tú le sigues queriendo aunque hayas renunciado a estar con él, olvidar lleva su tiempo. En el fondo esperas haberte equivocado, poder estar juntos sin que duela.
No hay que perder la esperanza de ser feliz, que una vez nos hicieran daño no significa que todas las personas que se cruzarán en nuestra vida serán iguales, hay que seguir viviendo y dando oportunidades, tal vez con un poco más de precaución, pero hay que seguir, porque la vida sin amor es como la cerveza sin alcohol o el café descafeinado. 
Mientras llega o no llega, nos queda el sexo, la cerveza y el rock.

26 jun. 2018

Una reflexión para hoy


A veces se encuentra una en el face grandes verdades, y no sólo estupideces del estilo "persigue tus sueños y los alcanzarás", que además de ser mentira parece que te están diciendo que si te va la vida de culo es culpa tuya.

No recuerdo si también era de Eistein otra reflexión que, más o menos decia: "Nunca discutas con un idiota, te llevará a su terreno y te ganará por experiencia"