19 ago. 2017

Gritando en Silencio, "Rutinas"


Letra de "Rutina", de Gritando en Silencio:

A veces mis pensamientos
 Cual mendigos encostrados
Se postran al suelo y reciben caricias
De quien no quiere servir

Quiero tener el poder
De hacer llorar el corazón
De la gente que no sabe
Que quien no arriesga no gana y no pierde
Que sólo a los cobardes los persiguen
Las agujas del reloj

A veces abro la puerta y veo pasar gente
 Sólo cierro de un portazo
Mientras observo y leo en los labios
Qué aún queda miedo al rechazo

Me siento esclavo y me mata el tiempo 
De quien no lleva amor en los brazos 
 Me siento esclavo y me mata el tiempo
De quien no lleva amor en los brazos

Alquien que merece la pena
 Con un susurro cruza mis oidos
Y ya no me siento herido
Me venden el tiempo en cajas de papel
 Que más tarde tal vez me quiten el frío mientras observo
Que mi alma siempre pide estar
 Como esclava de la noche
Mientras quede alguien en pie
Curando llagas con alcohol 
 Hasta ver amanecer y ver
 A ver si sale un día mejor
A veces abro la puerta y veo pasar gente
 Sólo cierro de un portazo
Mientras observo y leo en los labios
Qué aún queda miedo al rechazo
 Me siento esclavo y me mata el tiempo
De quien no lleva amor en los brazos 
 Me siento esclavo y me mata el tiempo
De quien no lleva amor en los brazos

Perdí la voz, cantando
 Juré que no, gritando
Nada será igual que antes
Nada volverá

Sin caricias nace el día
 Amenaza día cualquiera
Con la resaca de siempre
Y sin ninguna primavera
El aire lleva prisionero 
Aroma de desencanto
 Con los palos de mi espalda
Junto a la mierda que canto
Pero ahora al verte princesa
Tu saliba no me quema
 Ignoro en el fondo del vaso
Esos ojos que me condenan

Y todo sabe a despedida
 Y en mis labios sabe a alcohol
En callejones sin salida
 Ha caido muerto el amor
Voy de paso por la suerte
Nunca me ha asustao la muerte
Sólo quedan los escombros
 De soñar con poder verte
Aunque no tenga soga al cuello
Sigo sin poder ladrar
Que siento que perdí mis sueños
En la puerta de algún bar

Los amigos de lo ajeno
 Se han llevao las emociones
De las noches que recorto
Pa meterlas en canciones
Fuera el mundo convulsiona
 Mientras malgasto saliba
Y el tiempo que me destruye
Es el que cura mis heridas

Y todo sabe a despedida
 Y a mis labios sabe a alcohol
En callejones sin salida
Ha caido muerto el amor
Voy de paso por la suerte
Nunca me ha asustao la muerte
 Sólo quedan los escombros
De soñar con poder verte
Aunque no tenga soga al cuello
Sigo sin poder ladrar
 Que siento que perdí mis sueños
En la puerta de algún bar

15 may. 2017

Cimientos

Hablamos de feminismo como si fuera algo que ya no tiene sentido, como si los objetivos ya se alcanzaron y sólo la biología distinguiera mujeres de hombres: hace mucho que votamos, la potestad sobre los hijos ya no es sólo del padre, el marido no ha de autorizar para que tengas una cuenta bancaria... Claro, en comparación con esos tiempos parece que lo de ahora son mimiedades. No lo son.

Todavía habita en la mente de muchas personas (no sólo hombres, este es un mal social que no distingue sexos) la idea del varón como algo que da un valor añadido a ese ser humano por el cual merece un especial respeto y tiene especiales derechos, en comparación a la mujer.

Una mujer, a la que su marido trata como si tuviese alguna discapacidad intelectual cuando está a buenas y como si fuese lo más despreciable y asqueroso sobre la tierra cuando está a malas, hablando del esposo de otra:"¿Tan malo es? ¿Acaso te pega o se va de putas? ¿No lleva el sueldo a casa?" . Conclusión; como mujer debes vivir agradecida si tu marido simplemente pasa de tí o procura mantenerte en un estado de humillación pública y privada constante, porque podria pegarte y gastarse el dinero en putas también, y no lo hace.

Nos ganamos nuestros sueldos, pagamos nuestras facturas y nuestras cervezas, tenemos idénticas obligacianes. ¿Igual consideración y derechos? No lo creo. 

Espero que alguna vez se planten bien los cimientos, que se enseñe desde el principio a las personas que primero somos seres humanos, y que a la hora de valorarnos unos a otros no importa con qué sexo nacimos ni nuestra orientación sexual, que eso no tiene mayor importancia que el ser rubio, moreno o pelirrojo.

24 abr. 2017

Saurom, Memorias de un héroe

 
 Letra de Memorias de un Héroe, de Saurom:

Aunque el cielo este cubierto
Por vapores de alquitrán
Aunque el bosque este desierto
Los colores llegarán
Llegarán, llegarán.

La vida busca una oportunidad
Se abre camino al andar.

Descubre el color de los sueños...

Comprendí cada palabra
De una triste realidad
Descubrí que no hay secretos bajo el mar
Descansar descansar.

En los brazos de la suerte sin dudar
Fui dejándome llevar a mi destino final.

Aunque el cielo este cubierto
Por vapores de alquitrán
Aunque el bosque este desierto
Los colores llegarán
Llegarán, llegarán.
 
La vida busca una oportunidad
Se abre camino al andar. 

Ya luché en esa batalla
 A la que ahora te enfrentas tú
El destino me marcó con una cruz
Olvidar, olvidar
Esas huellas del pasafo ya no están
Las heridas que dejó
 El tiempo las curará
 
Aunque el cielo este cubierto
Por vapores de alquitrán
Aunque el bosque este desierto
Los colores llegarán
Llegarán, llegarán.
 
La vida busca una oportunidad
Se abre camino al andar. 

Lágrimas que van dibujando
 Cicatrices que van narrando tu piel
Una historia de luz donde el héreo seas tú
Y vencerás... 


No siento tanto que vuelvo como que llego, como llegaron los colores. Tal vez  me acostumbré tanto a mis propios infiernos que no me daba cuenta de vivir en ellos. Tal vez aún tenga puertas a cuartos oscuros que, aunque cerradas, no tengan echada la llave y luego lanzada al mar. No lo sé, aquí vuelvo.

Vuelvo viendo el mundo con otros ojos, y no es el hecho de una operación lo que lo que los hace otros, porque como decía el principito "lo esencial es invisible a los ojos". 



19 ago. 2016

Finales

Pocas veces es uno consciente de que está haciendo algo por última vez. Tampoco sabe uno como de larga o seria o intensa va a ha ser una relación de amor o de amistad cuando comienza. En realidad no sabemos nada, no comprendemos bien nada hasta que el tiempo nos cuenta verdades a veces conmovedoras y otras crueles sobre la realidad que no vimos.

Recuerdo una canción escrita por un buen amigo a una chica que fue su novia durante muchos años. Era una canción llena de respeto, cariño e incluso admiración por la muchacha, lo cual lo honra a él pues pocos hombres reconocen el valor en la mujer que amaron cuando ya no la aman, y también a ella. En esta canción estaban los siguientes versos "Nuestros caminos se alejan al fin, y sé qué llevas la herida del tiempo"

Esa es mi sensación ahora cuando pongo fin a mi matrimonio, que lo que duele es el tiempo, el haber intentado siempre construir un hogar, el haber esperado envejecer juntos porque hubiéramos sabido entendernos, y ver que no ha podido ser así y debo empezar de nuevo sola a construir una vida que me de la paz que no tuve con él.

Cometí muchos errores, creí que se puede cambiar a las personas, otras veces me rendí y simplemente viví al día intentando buscar felicidad al margen de la persona que supuestamente me la debería dar. Los años hicieron que la persona que estaba a mi lado fuera para mí mi única familia, aunque fuese una familia a la que yo no importaba, que pensaba siempre de mí lo peor, que miraba con lupa cuanto yo hacía y decía para justificar sus broncas, Alguien que de pronto te deja sola o que continuamente te recuerda que no le importa dejarte, que para él un segundo después de irse tú ya no serás nada. Por mucho que pelees con alguien porque le da igual lo que te pase y cree que eres idiota, le seguirá dando igual y tu opinión o los acuerdos a que leguéis no serán dignos de tenerse en cuenta.

No, las personas no cambian. Tal vez lea esto alguien que haya vivido algo similar a lo que ha sido mi vida, pero no espero que mi experiencia le valga a nadie; no se escarmienta en carne ajena.

Hoy sé que no había otro final posible que este. La noche del día en que tomé la decisión escribí lo siguiente, hace ya casi dos semanas:

"Normalmente sabemos lo que debemos hacer, lo que ocurre es que estamos en un edificio en llamas, viendo abajo la lona de los bomberos y pensando con terror en la caída. Al final vas a saltar, pero con el culo quemado."

28 jul. 2016

Los suaves: Palabras para Julia

 
 
Os dejo la canción "Palabras para Julia", en la versión de Los Suaves, y el poema:

Tú no puedes volver atrás
porque la vida ya te empuja
como un aullido interminable.

Hija mía es mejor vivir
con la alegría de los hombres
que llorar ante el muro ciego.

Te sentirás acorralada
te sentirás perdida o sola
tal vez querrás no haber nacido.

Yo sé muy bien que te dirán
que la vida no tiene objeto
que es un asunto desgraciado.

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

La vida es bella, ya verás
como a pesar de los pesares
tendrás amigos, tendrás amor.

Un hombre solo, una mujer
así tomados, de uno en uno
son como polvo, no son nada.

Pero yo cuando te hablo a ti
cuando te escribo estas palabras
pienso también en otra gente.

Tu destino está en los demás
tu futuro es tu propia vida
tu dignidad es la de todos.

Otros esperan que resistas
que les ayude tu alegría
tu canción entre sus canciones.

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti
como ahora pienso.

Nunca te entregues ni te apartes
junto al camino, nunca digas
no puedo más y aquí me quedo.

La vida es bella, tú verás
como a pesar de los pesares
tendrás amor, tendrás amigos.

Por lo demás no hay elección
y este mundo tal como es
será todo tu patrimonio.

Perdóname no sé decirte
nada más pero tú comprende
que yo aún estoy en el camino.

Y siempre siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

Muchas veces no conocemos el origen de las letras que los poetas del rock tomaron de otros poetas, así que esto me cuenta la wipipedia de este:
"Palabras para Julia es un poema del escritor español José Agustín Goytisolo, hermano de los también escritores Juan y Luis Goytisolo. Lo escribió para su hija Julia, a quien había puesto el mismo nombre de su madre fallecida. Es uno de sus más célebres poemas, que ha sido cantado por autores como Paco Ibáñez, Mercedes Sosa, Liliana Herrero, Rosa León, Kiko Veneno, Los Suaves, Niquel, Soleá Morente y el cantante de La Beriso Rolando Sartorio.
Fue publicado en la obra Palabras para Julia en 1979 y pertenece a la Generación del 50."