21 feb. 2015

Belleza y consumo

Una vieja amiga que está muy lejos, en mi Andalucía, y que es un bellezón, ha publicado en el face esta foto. No sé quien es el autor.
Resume a donde hemos llegado con lo políticamente correcto y el buenismo. Muchos no entenderán lo que voy a decir y pensarán que discrimino por el físico o que soy una creída, o que sé yo. No es verdad ni una cosa ni la otra. Es que me gusta decir lo que pienso. 
Estoy ya más que harta de que mujeres que dicen tener "bellezas reales" anden culpando a la sociedad y a modas de sus males, y mirando con odio y recelo a aquellas que simplemente somos de otra manera, pero tan reales como ellas. No, no estoy de acuerdo, porque conozco tías estupendas y felices de todas las tallas, que no necesitan vestir la 34 para sentirse guapas y que tienen en su vida al amor que eligieron. Todos buscamos excusas para nuestra infelicidad, y si las hallamos en decir que somos feas o gordas tenemos un gran problema de autoestima y de empatia con los demás.
Hay mujeres que solo porque los compañeros te miran en el trabajo o porque tienes más amigos que amigas te despellejan, que no te dejan en paz en las comidas en grupo haciendo notar a cada minuto que no te estás cebando con fracesitas como "sí, hija, no comas que irás a explotar".
El físico no es importante, es la alegría que lleva la persona y le brilla en la mirada, la ilusión por vivir, el sentido del humor, la inteligencia y el ingenio. Pensad un poco, a ver si la persona que más habéis amado era también la más guapa que habéis conocido; al menos en mi caso no es así. El amor es pura química. Es tenerle al lado y no poder evitar tocarle, es que te sonría y te ilumine el mundo.
La mujer de la foto es real, y la frase expresa como piensan, por desgracia, algunas personas muy reales, la de la siguiente foto también es real. También siente, también se enamora y triunfa, y se enamora y se estrella, a unos cae bien y a otros mal. Su belleza, si la tiene, tampoco es de consumo porque nunca estuvo ni estará en venta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario