25 nov. 2015

Rock, coplas y guardaespaldas

Hoy mientras comía he escuchado en la tele decir que hay canciones que le despiertan a la gente las ganas de hablar con su expareja. Incluso daban porcentajes, diferentes en hombres y mujeres, de personas que tras oír determinada canción sienten ese deseo de saber qué pasó con su ex.

Es verdad que los recuerdos se quedan en las canciones, ni siquiera sabes por qué en una o en otra pero se quedan. No me refiero sólo a amores, para eso tengo pocas porque me he enamorado poco; supongo que soy de esa gente que cuando quiere lo hace durante tanto tiempo que no le es posible querer a muchos durante su vida. Es todo. Cada persona es un mundo y tal vez mis pocos pero fieles lectores no coincidan conmigo. Os voy a contar las mías.

Si pienso en cuál fue la primera temo que no es muy alegre. "Al Alba", de Aute.


Como tantos, yo pasé de niña a mujer en un billar. Recordando a Juanillo, los patuleos y las primeras noches que acaban viendo el amanecer, "Corre, corre", "Esperando en un billar" y "Esta es una noche de rock&roll"
Y como no, La Polla Records y Kortato poniendo banda sonora a la vida de esta vieja punky cuando aún quedaba todo por probar y el futuro era incierto... Y daba un poco de miedo, porque cuando nadie cree en ti es difícil creer en una misma.
De mis tiempos de universidad, Entre la calle Jardines, la Cúpula, el Trokadero y la Carbona, me quedo con esta:
Dicen que cada persona que pasa por nuestra vida deja algo y se lleva algo, yo de la pareja que nunca llamé, me quedé con Barricada. Él me pasó la primera grabación que escuché de ellos, y desde entonces siempre han seguido conmigo. Una pena que ya este grupo no exista, es como perder algo muy tuyo, como cuando se separó Leño.
Y de Rosendo, esa canción que expresa lo que todos deseamos de quien queremos al decir "Quiero que sueñes conmigo...". 
Pienso y son demasiadas para una sóla entrada. Recordandome tiempos difíciles, esos de los que conservo el miedo perpetuo a que me falte el dinero (miedo aumentado desde que nació mi hija), una de Tahures zurdos y otra de Revolver.
Y hablando de mi hija, esta que sigue será, para siempre, su canción para mí. Con ella la dormía cuando era un bebé, como siempre lejos de mi tierra, quizás la etapa de mi vida en que de verdad me sentía indefensa.
Y por qué no, unas cuantas de amor. No me traen ganas de llamar a nadie ni me apenan ni me alegran; sólo me traen recuerdos de buenos momentos.
Tengo unas cuantas más... pero esas ya otro día. Habrá por ahí quien guarde sus recuerdos en coplas o en aquel "I'll always love you" con que terminaba el Guardaespaldas, esa creo que era una de las que sonaban este medio día en la tele. Los míos están en estas canciones, muchas de las cuales han etiquetado como "ruido" esa gente qué cree saber qué es valioso y qué no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario