20 abr. 2016

Australia

Desde siempre he querido visitar Australia. No una semana para sacarme fotos delante de el Palacio de la Ópera o en excursiones guiadas sobre la gran barrera de coral, porque nunca me gustó ser turista sino viajera;  para pasar allí una temporada conociendo cuanto me diera tiempo a conocer. Una vez, recien conseguido el título en la universidad, tuve ocasión de ir a vivir allí y no la aproveché.

Hace unos días encontré un libro en inglés sobre Australia, y lo estoy leyendo.

Lo que he leido sobre la cultura aborigen y lo que han dejado de ella es triste, al igual que lo que ha quedado de su fauna o de los bosques. Tal vez mi deseo de ir allí partía de que es el lugar de la Tierra que menos tiempo hemos estado destruyendo los seres humanos, porque aquellos que la habitaron hasta hace sólo dos siglos vivían en tanta harmonía con el entorno como el resto de seres que la poblaban, y he aprendido en este libro que el destrozo que se ha hecho en sólo 200 años es mayor de lo que creía.

De todas formas, si la salud y el presupuesto me lo llegan a permitir, algún día iré. Es un viaje que tengo pendiente desde hace más de 25 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario