25 jul. 2016

Los independentistas que quieren romper España y los nacionalistas que quieren sangrar España.

La casta que nos gobierna, y sus cachorros deseosos de ocupar el puesto chupando de la teta exhausta, deben andar ahora con los ojos como platos. Ni ellos se pueden creer la facilidad con la que engañan, la facilidad con la que manejan su rebaño de borregos y con que aplastan cualquier oveja negra.

Demagogia, como nos recordaba Javier Sarda hace poco en la tele, significa mentir a conciencia de que se está mintiendo. Demagogia es argumentar a sabiendas de que se miente y sólo tiene una finalidad; engañar para obtener un beneficio. Al entender de esta vieja gata, PPSOE y Ciudadanos son auténticos maestros en este repugnante arte. Innumerables Oscar habrían ganado sus representantes si en vez de dedicarse a la política hubieran migrado a Los Ángeles a medrar en el cine... e innumerables penalidades le hubieran ahorrado al siempre sufrido y manso pueblo español, que no vería la realidad aunque entrase el propio Rajoy a su casa y se llevara el poco oro que le queda por empeñar.

Antes de las últimas elecciones, decían que era imposible pactar con quienes quieren romper España, acusaban a Podemos de estar de parte de los nacionalistas catalanes y pretender pactar con ellos además de con el PSOE. Poco importaba que los representantes de Podemos se hartasen de repetir hasta la saciedad que no querían la independencia de Cataluña. Podemos era intratable, porque defendía el derecho de los pueblos a decidir su destino, porque no temían a un referéndum en que los catalanes decidieran si quieren o no ser españoles. 

Yo creo que ese referéndum debe realizarse, porque arrastramos ya una eternidad este problema. Es hora de terminar con él. Que decidan su destino; si deciden independizarse que lo hagan con todas las consecuencias y los más rápidamente posible, si deciden quedarse que acepten ser iguales en derechos y deberes a los demás Españoles. Nada de asimetrías, porque asimetría es un eufemismo para privilegios e injusticias respecto al resto de pueblos que forman España.

Pasaron las elecciones, y ahora ya no son los independentistas que quieren romper España, ahora los mismos han cambiado a nacionalistas con los que pactar. El PP ha pactado con aquellos que hace poco eran una amenaza intolerable para nuestro país sin ruborizarse siquiera. ¿Por qué este pacto no se hace público y hay votos fantasma en las cortes que nadie reclama? Porque el pacto tiene un precio que hemos de pagar el resto de los Españoles, porque los votos cedidos al PP no son gratis sino a cambio de beneficios a Cataluña a costa del resto de los pueblos de nuestro país.

Demagogia es mentir a conciencia y su único fin es estafar a quien escucha. Disfrutad lo votado, y en las próximas elecciones da igual lo que os hayan robado, les volveréis a votar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario