8 jul. 2016

De genocidios y otras minucias

La gente se echo a la calle a decir no a la guerra. No fue escuchada, igual que no fue escuchada cuando pidió que no se rescatara a los bancos, que se les dejase hundir como cualquier empresa privada mal gestionada. La gente no es escuchada en España porque lo de "conciencia democrática" sólo sirve aquí para quedar bonito en sus discursos vacíos de contenido.

José María Aznar nos metió en una guerra, murieron más de una decena de soldados españoles, contribuimos a echar leña al fuego del fundamentalismo islámico, y en vez de dejar un Irak democrático y estable hemos dejado todo un Oriente Medio y Norte de África en plena ebullición del fanatismo religioso y el odio a EE.UU, Europa y todo lo que representan.


Aznar mintió y manipulo, auténticos artes para la casta la mentira y la manipulación, y no se molestó ni en escuchar las voces de los diputados del resto de partidos, mucho menos iba a escuchar al pueblo español. ¿Consecuencias? Ninguna, acabó su mandato y quedó en su partido como personalidad y referente. Tenemos de presidente a quien él dejo a cargo, a Mariano Rajoy, y su mujer fue alcaldesa de Madrid (5 niñas muertas y viviendas sociales vendidas a fondos buitre son su legado).

Esta casta inmunda sin respeto ni empatia alguna por el sufrimiento de sus semejantes es lo que ha elegido este país para que lo gobierne. Eso sí, la religión ahora es una asignatura que hace media con las otras notas, lo de seguir lo que Jesús decía ya si eso tal.

Los que hablan de valores, que empiecen a meditar que valores están defendiendo. En este enlace podreis ver por qué hubo un ataque masivo a Irak.




No hay comentarios:

Publicar un comentario