2 jul. 2016

Protestar por lo que ellos eligieron

 
Todas las personas que el día 26 de junio votaron por un partido del que sabían perfectamente que era una panda de fascinerosos, corruptos, mentirosos y ladrones, que ahora no nos toquen las narices a los que pretendimos hacer lo que harían en cualquier país menos en España; echar del poder a quien sobradamente se sabe que lo usa para enriquecerse ilícitamente.

Ahora sabemos que los mismos que se han llevado dinero a espuertas a otros países, mucho más del que jamás habrían conseguido con los ingresos que supuestamente tienen, vuelven a echar mano de la hucha de las pensiones. Una hucha que habían dejado ya temblando y que dudo mucho que sobreviva a otros 4 años de esta gentuza. Acabo de oir en las noticias que no queda suficiente más que para garantizar el pago de 3 pagas extra a los pensionistas, o sea; ya sólo queda para año y medio. Supongo que esperaban que nadie hablara de esto, al fin y al cabo aquí parece importar más el fútbol que el bienestar de nuestros padres y abuelos, incluso a nuestros padres y abuelos, y nadie esperaba tener tan pronto de vuelta a la selección.

 
Ya vimos a Mariano Rajoy diciendo que hay países que gastan cero en pensiones, China concretamente puso como ejemplo este tipejo que me produce arcadas. Lo primero que es falso, en China hay pensiones, lo segundo que no puedes pretender que la gente se pase la vida cotizando para su pensión y a cambio darles cero. La gente ha cotizado para poder vivir dignamente cuando ya no puedan trabajar, no para que esta panda de impresentables disponga de ese dinero para que siga habiendo de dónde robar.

Es irresponsable además de estúpido elegir a un ladrón para que administre tu dinero, lo han hecho sabiendo lo que hacían y teniendo muchas opciones de otros partidos a quienes votar, fuera cual fuera la ideología política del votante. Han elegido seguir cotizando y pagando impuestos para  enriquecerlos y aguantar lo que les venga como consecuencia; que ahora no se quejen de esas consecuencias.

No diré que indignada estaba antes pero ahora estoy hasta los cojones, porque hace ya mucho que estoy hasta los cojones. Yo he hecho cuanto estaba en mi mano para que mi madre siga cobrando la paga por la que mi padre cotizó durante décadas, para que mi hija tuviera la universidad a su alcance si sus notas lo merecían y para seguir cobrando por mi trabajo. He hecho lo posible por conseguir que mis impuestos revirtieran en la sociedad en la que vivo y no en cuentas en Panamá o Suiza.



No hay comentarios:

Publicar un comentario