1 ene. 2012

Síkope: Valles y cumbres

De nuevo vagaré, iré de aquí p´alla tras el olor de mi guiso.
De nuevo vagaré, y pondré en ti mi mirá, no necesito permiso.
De nuevo vagaré, y soñaré al caminar con ser parte del camino.
De nuevo vagaré, y le daré otra calá al canuto del destino.

Y me dio por romper a pedrás las estrellas y el viento,
menos mal que fallé y no fue a más, porque ahora me arrepiento,
y en desiertos de luces me puse a plantar sombras pa meterme dentro,
descansé y me arranqué a cantar pa espantar agrios recuerdos. Lerelerele. Agítame.

Y de un muerdo arranqué toa la parte podrida de algunos momentos,
y me voy de movida a comerme la vida con mis propios dedos
me encaramo a mi cielo y alegremente construyo mis nubes
y acuden, sin orden, historias que esconden valles y cumbres.

Y me enciendo pa ver que se anda cociendo por donde pisan los pies,
a ver si unto y lo pruebo, que si resbalo no paso del suelo.

Y me dio por ponerme a cortar las espinas de mis sueños,
sin pensar, que podrían reaccionar y clavarse en mi cerebro,
Y enebro la aguja que hallé en el pajar y remiendo lo que quiebro,
Lo que rompo y también lo que suelo rajar, cuando voy muy, muy contento.

Y no pienso parar porque si paro me aburro y lentamente, muero.
Y ahora no quiero encontrar ese punto ideal pal final de este cuento.
Entro pa dentro a rezar, monto en la barra mi altar y consumo mis credos.
Y si reviento, pos na, pero no uso disfraz y si no hay fiesta, la invento.
Y si resbalo no paso del suelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario