19 oct. 2015

Smart Snakes don't smoke

Que te pregunten si estás casada, así de inicio de conversación, en un pub a la una de la madrugada supongo que es normal, aunque nunca me ha pasado. Me han pasado cosas más raras a las once de la noche, como que un chaval de veinte y pocos me quiera invitar a una copa ante mi estupefacción y la mirada atónita de las tres personas que me acompañaban. Pero que te lo pregunten a las once de la mañana a la puerta del curro y que venga de un compañero sí es un poco raro. Es como " antes de perder tiempo hablando contigo, primero dime si tengo algo que hacer".  No, no tenía nada que hacer, y ese hecho no tenía nada que ver con mi estado civil. Hubiera estado casada, soltera, viuda o divorciada iba a ser que no.

Para mí estas cosas siempre fueron un misterio. No soy ninguna belleza, ni se puede decir que invierta ni tiempo ni dinero en tener un buen aspecto; no se puede decir de mí aquello de "qué bien arreglada va siempre". Untimamente me resulta más intrigante, porque no creo estar ya en edad de merecer, usando una vieja expresión que significa justamente eso, que ya soy vieja. Creo que ya soy lo bastante vieja para buscar el calor de gente y sitios conocidos, para desear la seguridad que da aquello que no tiene ni misterio ni peligro; muy triste que una cosa vaya siempre ligada a la otra. Supongo que lo que deseo es paz y estabilidad.

Es buscando paz y estabilidad, viéndome una vez más dependiendo sólo de mí misma y nadando en aguas turbulentas, que tras un par de años "estudiando inglés" le he quitado las comillas y me he aplicado de verdad. Si de ello depende poder trabajar si sigo de interina o conseguir plaza (puntúa bastante en los méritos) como funcionaria, aquí está la Eva buscándose no ya la vida (cosa momentánea) sino la seguridad. Tener que cuidar de alguien más que de ti misma también ayuda a echarle huevos a la vida y hacer lo que ni de lejos te apetece. Así ha sido como me he visto esta tarde como muchas otras repitiendo frases para afinar mi pronunciación, dócil y obediente a las órdenes del CD, y esta de "Smart snakes don't smoke" me ha sacado una sonrisa. No dudo que estos trabalenguas siseantes me estén ayudando a no poner una "e" al principio de palabras que no la tienen, pero ¿En qué situación podré soltar esta frase para demostrar mi dominio del inglés?. Tal vez se la suelte al próximo necio que no sepa ver que a lo único que voy al curro es a currar, y que si estoy en un bar es para relajarme y tomarme unas birras, que si quisiera algo ya haría yo por buscarlo.


3 comentarios:

  1. Eva, no seas tan dura con el compañero. No seria la primera vez que una pareja se conoce en el trabajo. Además los hay muy torpes en esto de la seducción. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Eva, no seas tan dura con el compañero. No seria la primera vez que una pareja se conoce en el trabajo. Además los hay muy torpes en esto de la seducción. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Sí se forman parejas en el curro, hay much@s profes casados o viviendo o saliendo con profes, pero supongo que antes de interesarse por la disponibilidad de otro ser humano está bien conocer un poco (no se pierde tanto con un par de cafés) al ser humano en cuestión. Un saludo, gracias por visitar mi blog.

    ResponderEliminar