29 dic. 2015

La demagogia explicada en ejemplos

Lamentablemente nuestro amantísimo líder parece no tener los conceptos, relacionados con su trabajo de político, muy claros. Como soy profe y llevo años procurando expresarme con claridad, voy a intentar explicar algunos.

Para empezar, el concepto de ganador de unas elecciones. Se supone (eso dicen) que estamos en una democracia. Nosotros, los que no somos nada, una vez cada 4 años como mínimo acudimos a las urnas a votar. Según a quien votemos, se distribuyen los escaños del parlamento de los diputados y del senado. Eso significa que si yo he votado al partido TAL, y al menos hay un parlamentario del partido TAL, esa persona está ahí porque un conjunto de nosotros queremos que sus ideas y su programa se tengan en cuenta. No se trata de que votemos y aquel más votado tenga legitimidad para hacer y deshacer a su antojo; los demás también representan a ciudadanos de pleno derecho.

El partido más votado, tras las elecciones, tiene derecho y obligación de intentar formar gobierno. Si más de la mitad de nosotros le hemos dado nuestra confianza, lo hará sin tener que contar con nadie, entonces ganó las elecciones. Lo justo sería que tuviera también algo en cuenta en su mandato a aquellas fuerzas políticas que no ganaron, pero eso ya es cuestión de si lo que les importa es la voluntad del pueblo o sus propios intereses y es otro cantar. Si el partido más votado no tiene la mayoría, significa que no ha ganado las elecciones, simplemente quedó primero, y pudo ser el más votado pero hasta con un 40% o un 30% o un 20%... o un 5% de los votos si es que la gente está muy dividida en cuanto a preferencias políticas. No ganó, simplemente fue el más votado entre muchas fuerzas políticas.

Si el partido más votado no ganó las elecciones, y la unión de otros supera su representación en las cámaras, significa que no representa a la mayoría de l@s españoles y por tanto no tiene suficiente confianza depositada en él para hacer y deshacer a su antojo. Pueden entonces ocurrir varias cosas.

Puede que el resto de partidos decida que formen gobierno y lo hagan. Como no tienen mayoría las leyes (que deben ser aprobadas por mayoría) deberán discutirse y remodelarse cuanto sea necesario, porque son los representantes de todos nosotros (no solo del partido más votado) quienes deben decidirlas. Esto no genera ni inestabilidad ni apocalipsis, genera diálogo y que nuestra legislación esté más cerca de lo que desea la totalidad de nosotros. Es algo muy saludable que se hace en muchos países muy prósperos de Europa continuamente.

Puede que se forme una coalición de partidos afines para formar gobierno. En este caso las organizaciones que la forman deberán también ceder en algunos puntos, menos cuanto más afines sean, y al ser la suma de sus representantes mayoría en las cámaras están legitimados por aquellos que les votaron. Se supone que PP es derecha y PSOE izquierda, no sé que afinidad puedan tener. Sin embargo, si la triste realidad es que durante décadas hemos votado a dos caras de la misma moneda se agradecería que lo hubieran dicho en campaña electoral.

Puede por ultimo que simplemente otros partidos apoyen para formar gobierno al más votado, a cambio siempre de algo que mucho me temo que no es la estabilidad del país ni evitar la apocalipsis.

Señor Rajoy, ustedes no han ganado las elecciones, son la lista más votada pero ni de lejos llegan a la mitad más uno que significa ganar en democracia. Ya puede dejar de sufrir; ningún agravio se ha cometido contra usted.

No hay comentarios:

Publicar un comentario