20 ago. 2017

Gritando en Silencio, "Cadenas"

Hay muchas formas de maltrato, pero realmente todas tienen el mismo efecto; hacerte la vida imposible al tiempo que convencerte de que tú tienes la culpa de lo que pasa. Muchas veces, cuando hay un caso y la gente se da cuenta, dicen "¿Por qué lo aguanta?"; hay que estar dentro para entenderlo. Es algo que tienes que ser emocionalmente muy fuerte para que no destruya tu autoestima, objetivo final del maltratador. Aislamiento, continuo insistir en cualquier cosa que hagas mal, en cualquier defecto que puedas tener... Discusiones sin sentido, negarte la misma paz.

Para alguien que se sabe buscar la vida es más fácil dar el salto, las que dependan económicamente de su pareja se ven en un callejón sin salida sobre todo si hay críos por medio. Una madre prefiere pasar un calvario ella a hacer sufrir a sus hijos, que no tengan todo lo que necesitan, o a perderlos. 

Y voy a insistir en algo de lo que ya he escrito otras veces, y es que el problema es por qué pasa esto. Por qué alguien decide destruir al ser humano con el que, en teoría, se unió para compartir la vida. Es un problema de círculos viciosos y machismo arraigado. El que creció viendo maltrato inconscientemente lleva la idea de que así funciona una pareja, que así es como se asegura el control sobre el otro y que ese es el papel de un hombre en una familia. Eso le hace repetir las cosas que le hicieron sufrir de niño en vez de rechazarlas, eso crea el círculo vicioso. Ve normal todo lo que hace porque ha visto peores cosas. El machismo es peor, porque está en lo que hemos mamado todos desde el nacimiento, hombres y mujeres. Hace que la mujer se vea como algo diferente, un ser más indefenso, más torpe, incapaz de asumir el control de su propia vida. El machismo se disfraza de cuidar a la mujer, cuando lo que hace es convertirla en una mascota y hasta en un objeto. El machista no está con una persona, posee a una mujer como posee su casa o su coche. Como cosa suya espera que se pliegue a su voluntad, que no haya en su vida nada más que él, y hará lo necesario para conseguirlo. El machista si va con una tía tiene que pagar las copas siempre él, conduce siempre él, decide que se hará siempre él y esperará agradecimiento porque "te lleva" a tal o cual sitio.

Jamás cambian, ni aún cuando son conscientes de que ya han terminado con el último resto de ganas de estar con ellos. Por eso la mayoría de los asesinatos se producen cuando ella decide que se acabó, que hay cosas que jamás volverán a pasar en su vida. Ellos no saben razonar de otra manera.

Os dejo una canción de Gritando en Silencio que creo que describe muy bien la pesadilla que todavía, a día de hoy, viven muchas personas y que acaba en una estadística a final de cada año. No es la estadística de mujeres muertas, es la estadística de mujeres asesinadas. ¿Cuántas van ya este año?

Letra de "Cadenas", de Gritando en Silencio:

En esos momentos en que no hay sol
Pero la vida sigue a tu alrededor
Nadie mira a la cara a su desconcierto
Por miedo a ver caer lo que daba por cierto

La última disputa fue a peor
Y en su cuerpo queda aún el dolor
La sombra de sus ojos ya no es por sueño
Es por un animal que dice ser su dueño

Ya no está en tus manos, no te pertenece
Ya no arañarán tus garras su felicidad
Ya no esta en tus manos, no te pertenece
Ya no llevará tus marcas ni la harás llorar

Fue algo progresivo hasta cambiar
Hasta perder su sitio y su lugar
Nunca te dió por ir a visitar su mundo
Nunca verás su magia para los segundos

Dice no saber cuando cambió
Ni la primera vez que la empujó
Tú dices que la quieres, yo que no la amas
Hace tres bofetadas se apagó la llama

Ya no está en tus manos, no te pertenece
Ya no arañarán tus garras su felicidad
Ya no está en tus manos, no te pertenece
Ya no llevará tus marcas ni la harás llorar

El miedo no evitó que pudiera escaparse
Y aquí la esperaré, huiremos a otra parte


No hay comentarios:

Publicar un comentario