20 jun. 2012

Camisetas verdes



No sé que le gusta tanto a la gente de las sesiones de evaluación, yo no digo ni mu si no es extrictamente necesario. Parece que no tienen casa...o que no tienen ganas de volver a ella.
Los interinos conforme se acerca la fecha de nuestro despido andamos peor. Hay un chaval con sólo 33 años que toma ansiolíticos, y una compañera (y amiga) que ha sufrido un ataque de ansiedad...Yo como siempre me espero a tener la depresión cuando haya solucionado mis problemas, ahora no me lo puedo permetir.
Salgo de mi última evaluación y no me puedo ir. Voy con la rueda y el que lleva el coche todavía no acabó. Me voy a tomarme un café con uno de Latín, que anda subiendose por las paredes porque de tres que mando a las PAU, tres le han suspendido. Desayunamos despacio, haciendo tiempo; no hay nada que hacer y no nos podemos ir.
De vuelta a Mordor me encuentro con J:L. que me da explicaciones (que yo no le pido) de por qué no se vino con nosotros, y me insiste en que le acompañe a tomar café...¿Otra vez? Bueno, al menos estaré entretenida. Por el camino me dice que cambiemos los teléfonos para quedar algún día, le hago una perdida para que lo guarde. Me habla de los viajes que ha hecho y los que planea hacer; creo que para él eso es el equivalente a los conciertos para mí. "Vente a ver a Sepultura", le digo, y me mira con cara de confusión, no le suenan siquiera. Bueno, es normal.
Y me paso la mañana hablando con la gente. Veo a Patricio y le devuelvo los 10 euros que me prestó ayer, que no llevaba yo pa desayunar, y ya me quedo un rato en el departamento. Estamos cuatro y los cuatro interinos; batallitas de ir de centro en centro, batallitas de la carretera. Pero no es como otros años, ahora la gente no sabe qué va a ser de ellos, la preguntá no es a dónde me mandarán, la pregunta es cómo voy a salir para alante si no consigo trabajar.
Y de vuelta a casa en el coche de la rueda hablamos de mil cosas, son 70 km, y me doy cuenta de que echaré de menos a Paula, a JD, a Alfonso... Es lo mismo de todos los años, pero no me acostumbro. Yo soy persona de pocos amigos, pero amigos que no dejan de serlo nunca, y este encariñarse y decir adiós cada curso me cuesta por mucho que diga que estoy acostumbrada.
M.S. Me ha llamado para decirme que ya está operada y ha salido bien. Se le nota un poco adormilada por la anestesia. Hablamos de cuando esté recuperada y venga a Murcia para tirarnos unas juergas. Nos hemos divertido mucho mientras estuvo aquí, nos hicimos amigas en un día.
Esta tarde toca salir a protestar, aunque da igual lo que le grites a un sordo...Pero ¿Es mejor callar? AJ me dice que no vale de nada, que no pierda el tiempo; tengo mucho tiempo, voy camino del paro. Los compañeros irán con camisetas verdes, es una forma de llamar la atención y de mostrar para qué vamos; para reclamar la educación pública, igual para todos, para que no nos echen a la calle cuando ya hay demasiado pocos profesores ahora; somos necesarios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario