15 nov. 2014

Cartelitos del Face II

Me levanto a las 12 de la mañana, y no porque haya estado de juerga; porque no hay forma humana de cambiar mis costumbres de búho después de mucho tiempo durmiendo por la tarde o por la mañana, y viviendo sobre todo de noche. Me encuentro todo por hacer: recojo, barro, hago la ropa, reparo cosas (otra vez atascos generalizados de desagües, yo no sé esta niña que hace)... Preparo la comida y hago tabaco al tiempo del café. Qué hartura de vida, que asco de dinero, de no tenerlo quiero decir.

Me pongo a estudiar. Me he propuesto que aunque no haya oposiciones para mi especialidad no dejo de prepararme, esta vez las tendré supercurradas, tengo más de dos años y nunca pude concentrarme más de 6 meses, si lo hago bien sacaré plaza. El inglés avanza apropiadamente, como los críos en el parvulario, lo único que me da un poco de seguridad es ver que me lo propuse y lo estoy haciendo.

Me paso la tarde entre mi propia tarea y atender a la de mi hija, que está de exámenes, a las diez de la noche decido que ya está bien, que desde que me levanté van muchas horas y no he parado, y abro el face a ver que se cuenta la gente... Y me encuentro con esto.


Por favor, por amor de dios para quien crea en él, ¿Esto que significa? 
Esto me viene a decir que me puedo matar estudiando y alcanzar por fin la estabilidad que me huye (y a la que le he huido tal vez) pero si no consigo tener a quien comparta conmigo lo que siento, nada tiene sentido.

Pues esa comunicación la veo muy difícil, veo más fácil sacar plaza en las oposiciones, lo veo tan difícil que lo he dejado de intentar. Dicen que dos no pelean si uno no quiere, y lo mismo pasa con todo lo demás.

Luego he visto este otro cartelito:


Me ha hecho gracia, pero no lo comparto. Yo soy persona de sangre caliente y genio insoportable, lo sé, cada uno se conoce a sí mismo, pero nunca he sentido deseos de que nada malo ocurra a quien quiero, aunque no sea correspondida, aunque me llegue a desquiciar y le diga barbaridades. Hay que saber dejar ir, hay que resignarse y no ser coñazo, y si se va corriendo desearle suerte y que no tropiece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario