9 nov. 2014

Putas de lujo

Se me quedan los ojos como platos viendo la estupidez suprema que reina entre nuestros políticos, creo que es lo único que supera a su avaricia y su prepotencia; su estupidez.

Que un señor con pinta de señor, con el mismo atractivo sexual que una acelga, se lo monte con una tía joven y guapa no es nada del otro mundo si el señor tiene pasta, y si lo paga de su dinero es problema suyo y de su esposa, si tiene esposa. Que un señor que es senador cargue los viajes para follarse a la amante a las cuentas públicas, va siendo ya cosa que a nadie extraña; que dos señores sean tan tontos de andar volando a Canarias cada pocos días para tirarse a la misma paya, ya eso sí me llama la atención.

Esta tía se llama Olga María Henao y declara haber tenido una relación de dos años y medio con el senador José Antonio Monago. 

Vale, pues esta vieja punky se va a atrever a hablar de ética y moralidad, a hablar de ser legal como solemos decir algunos.

Lo primero, que lo privado de cada uno se lo debe pagar él, si Monago nos cargó a todos sus viajes en primera para una relación, ahora que no se queje si todos opinamos y nos acordamos de su señora madre, que no tiene culpa la mujer (supongo) de tener un hijo tan sinvengüenza. Si ahora su esposa se ha enterado, o ya lo sabía pero se ve expuesta a que todos sepan que vive con un tío que no la quiere y se lo pasa de vicio con otras, que se joda.

Pero lo que me parece más rastrero y asqueroso es lo que está haciendo la tiparraca esta, que el calificativo de zorra se le queda corto. Imagino, porque tan subnormal el Monago no será, que tenían los dos un pacto de privacidad, que ella aceptó estar con él sabiendo que estaba casado y con compromiso de mantener silencio. Esta tía está demostrando que como persona es una inmundicia. Es una puta de lujo que además mantuvo al mismo tiempo una relación con un diputado.

Casarte no significa que no puedas enamorarte de alguien, y que alguien esté casado tampoco implica que no se pueda enamorar. La vida es complicada, hay temas económicos, hay hijos e incluso puede haber un sentimiento de cariño que te haga no dejar a tu marido o esposa sólo por amor, porque al fin y al cabo es tu familia, hasta ahí está mal, pero se entiende. Sin embargo una persona libre nunca puede tener si no justificación ni siquiera explicación para hacer eso.

Yo creo que esta tía estaba con estos señores porque ambos podían contribuir a su bienestar económico; yo creo que no es más que una puta de lujo, aunque el verdadero lujo para un tío sería tener una tía que no se puede comprar... Pero algunos tíos son muy raros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario